Llega el verano y con él las vacaciones. Nuestros hijos pasan de tener una rutina estructurada y repetitiva, donde muchos de ellos tienen todo el día completo de actividades, terapias, ayudas… a tener mucho tiempo libre y muchas veces con poca estructuración.

Las vacaciones son una época para poder disfrutar y compartir momentos con ellos, al mismo tiempo que para poder descansar y recargar energías.

Sin embargo no podemos olvidarnos de que hay que seguir manteniendo ciertos hábitos, no sólo para ayudarles en esta época sino también para prepararles para el siguiente curso y que la transición no sea tan complicada:

 

Siguiendo estos consejos podremos disfrutar de las vacaciones con nuestros hijos, ayudarles a estar regulados y que también puedan disfrutar, descansar y coger fuerzas para el siguiente curso.

¡Nos nos olvidemos de que son unos luchadores y grandes trabajadores!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *